¿Tus clientes o tus colaboradores?

Hace tiempo - entre amigos - surgió una breve discusión sobre esta imagen:
salario justo

Y surgieron diferentes pensamientos como: "Gracias a los extranjeros no tenemos aumentos". "Las empresas nos explotan". "Somos reemplazables", etc.

Posterior a esto, uno de los compañeros nos mostró la frase atribuída a Richard Branson que acompaña el título de esta publicación y pidió nuestra opinión. Fue una conversación bien interesante, tan interesante que quiero compartirla contigo.

No parece pero ambas situaciones están relacionadas.

Realmente, tengo 2 respuestas:

  • La primera, "depende" del momento de la empresa.
  • La segunda y definitivamente con la que me quedo: Los colaboradores.

Ahora te paso a explicar mis respuestas, notarás que una va dentro de otra.

Depende del momento de la empresa

Claro que sí. Porque no es lo mismo cuando:

  1. Inicias tu empresa.
    El momento más difícil, donde todo es nuevo. Si inicias con poco capital - como fue mi caso - haces de todo. Así que en este punto, el más importante eres tú y los clientes que poco a poco te dan su confianza. Sin clientes no hay colaboradores. Sin ventas no hay empresa.
    Considera algo (puedo estar equivocado): Nuestro amigo Richard Branson inició Virgin Records con amigos no colaboradores, ojo no es lo mismo. Claro, posteriormente evolucionó pero, entiendes mi punto.

  2. Requieres el primer apoyo.
    Sigues en tu andanza y viene uno de tus primeros desafíos. Empiezas a ver que hay algunos ingresos para cubrir tus gastos y algo más.
    Es díficil porque tienes que confiar una parte importante de tus operaciones (el servicio) en alguien y de ello depende mantener la confianza que tus clientes te han brindado.
    En este punto aún tu cliente es lo más importante. Las decisiones que fui tomando fueron las siguientes:

    • Practicantes. Pros: Hay ciertas tareas que pueden hacer. Contras: No te sirven para el trabajo duro y debes invertir mucho tiempo en supervisión (te conviertes en un niñero).
    • Freelances. Pros: Si eliges bien, resuelven el trabajo. Contras: No parece, pero debes invertir mucho tiempo en supervisión y relación. Atención: La comunicación debe ser fluida.
    • Eventuales. Pros: Conseguirlos es algo complicado pero, pueden ser tu mejor elección. Contras: Como todas las personas, siempre quieren algo mejor (es lo justo). Dependiendo de sus valores puede terminar el trabajo contigo o debes terminar la relación o bien puede dejarte tirado, los 2 últimos casos serán un golpe para el que debes estar preparado.
  3. Tu empresa está estableciéndose.
    ¡Felicidades! Si llegas a este punto es porque algo estás haciendo bien.
    Te das cuenta que debes dedicarte más a labores de ventas y administrativas para poder crecer y que debes delegar en alguien que ejecute los servicios que brindas.
    Este punto requiere un salto de fe de tu parte porque es donde decides hacia dónde va tu negocio: te mantienes pequeño ganando un salario o apuestas por el crecimiento con todo lo que ello conlleva.
    Primero, revisa tus clientes y los servicios recurrentes que brindas. Luego, ve buscando el perfil que puedes pagar inicialmente. Ten en mente un perfil y no bajes tus expectativas si no la encuentras, recuerda que será quien te represente frente a tus clientes.
    En mi experiencia personal, encontré a la persona en un freelance que me ayudó por algún tiempo. También considera que la otra parte hará un salto de fe y eso vale demasiado.
    Tu primer colaborador es el más importante, porque es quien te representará ante tus clientes e iniciará la cultura frente a los siguientes colaboradores.

  4. Tu empresa está establecida.
    Personalmente, no estoy muy seguro cual este momento; sobretodo porque nosotros estamos en camino a ello. Para efectos prácticos, podemos establecerlo cuando tienes 5 (quizás) clientes que solicitan tus servicios de manera recurrente, hay facturación constante, sientes que ya puedes dedicarte a ventas y administración delegando la ejecución de tu servicio - espero que - en tu primer colaborador y su equipo.
    Sólo considera que existen desafíos: no es lo mismo escalar de 1 a 2 (tu primer colaborador), a 5, a 10, a 20, a 50, etc.
    Definitivamente, tus colaboradores son lo más importante.

  5. Tienes una fuerte necesidad de personal, por crecimiento.
    Puede ocurrir que - por necesidad específicas como buena labor de ventas - debas contratar de golpe varias personas.
    Mi principal consejo es que seas tú quien lo haga, puedes involucrar a tu primer colaborador y otras personas de confianza en el equipo. Pero, tú eres quien debe velar por la cultura de la empresa.
    No tengo nada en contra de los reclutadores. Pero, no es lo mismo que te contrate el dueño del negocio (quien se enfoca en conseguir resultados) a que sea un reclutador interno o externo (no quiere equivocarse o no logrará conseguir ese "algo" que tu quieres). Si deseas úsalos como filtro, pero yo no confiaría.
    En este punto te diría, que los principales son los colaboradores y la empresa ya que - de equivocarte - la cultura puede verse perjudicada.

Debes entender que no hay respuesta válida o universal.

Hay algo importante: hay colaboradores que debes mantener y, lamentablemente, otros no.

Por favor, ten la mente abierta. Puede ser algo chocante.
En la conversación que tuvimos entre amigos, expuse lo que dice el subtítulo.

Los que debes mantener y luchar para que sigan contigo:

  • Quienes hayan interiorizado la cultura de la empresa.
  • Quienes brinden su mejor disposición y logren resultados para tus clientes.
  • Quienes estén dispuestos a evolucionar y crecer contigo. Considera que a veces el colaborador debe ser quien de un paso adelante, confía en que las recompensas vendrán. Pero, toma en cuenta los intereses de la empresa para tomar cursos, certificaciones o similares.

Los que no debes mantener:

  • Quienes no se sientan parte del equipo.
  • Quienes no estén dispuestos a evolucionar.
  • Quienes no se interesen en sus clientes.
  • Quienes no brinden resultados. Aunque esto es discutible.

Por eso importante que seas parte de la contratación. Recuerda, una persona puede poner en peligro la cultura de tu empresa, sobretodo en equipos pequeños o que estén creciendo.

Espero que estos pensamientos te sirvan.

Gracias por leerme y un abrazo.